Día Internacional de la Mujer

agrupacion incluirte

8 de marzo, día de la mujer…pregonan miles de anuncios por doquier en estos días  invitando a celebrar con rosas, desayunos, cenas y diversas formas festivas la bendita decisión divina de haber creado el sexo femenino. Para muchos, estrategias comerciales; para otros oportunismos de las más diversas índoles, si los hay.

Ahora bien, ¿cuántas personas saben a lo que refiere el 8 de marzo en relación a la mujer? ¿Cuántas mujeres lo saben?

Algunas Saben, sí ,que se conmemora el día de la mujer por otras que hace un tiempo atrás y  en un  país lejano murieron calcinadas injustamente; saben lo que cuentan los medios, saben otras que simplemente “es el día de la mujer” sin ahondar demasiado en las causas, simplemente considerando que tal fecha amerita salutaciones por doquier,  merecidos regalos bendiciendo al género : por ser mujer, por ser madre, por ser esposa, por ser ama de casa, por estar siempre, por ser el complemento de…,por ser la pasión de…,etc., etc., etc.

Pocas y pocos saben que esta fecha más que conmemorar, recuerda y trae al presente la situación histórica de la mujer en el mundo; refiere, sí, a las mujeres que en 1911 reclamando por sus derechos desoídos y sometidas a jornadas laborales de hasta 80hs semanales y en condiciones inhumanas se congregaron en su lugar de trabajo y exigieron que esa situación cambiase. Razón suficiente para que un incendio acabase con ellas y con sus derechos que atentaban directamente contra los intereses de un mercado capitalista en auge como eran las empresas textiles.

Estas mujeres, que pagaron con su vida la osadía de reconocerse humanas y por el sólo hecho de serlo tener derechos y exigir por ende sus cumplimientos, son el símbolo de muchas más, son el paradigma de luchas anteriores a esta fecha trágica, son el eco de reclamos pasados y presentes en todas partes del mundo.

Esta fecha es para que las mujeres organizadas colectivamente salgamos a reclamar y exigir el cumplimiento de nuestros derechos  y juntas reflexionemos sobre nuestro presente pero aún más importante actuemos sobre él para cambiarlo.

En el mundo del trabajo las mujeres conforman el sector más numeroso y a la vez el más empobrecido, el 70% de los pobre en el mundo son mujeres que a su vez realizan el 65 % del trabajo mundial, el 70%  de los contratos temporales están ocupados por mujeres que trabajan en los sectores más precarizados de la economía percibiendo un sueldo aproximado del 30% menos que el que recibe un hombre por igual tarea.

En Argentina, según datos del Sistema Integrado Provisional Argentino (SIPA),en el sector privado, las mujeres tienen un sueldo  promedio de $7458 y los hombres de $9918,estableciendo una diferencia del  24,8%.Por otra parte los datos aportados por la Encuesta Permanente de Hogares Resultados del Primer Trimestre de 2014 demuestran que las mujeres ganan un promedio de $3501 por mes, mientras que los hombres reciben   $ 4699.Éstas trabajan un promedio de 31,45 horas semanales y ellos,42,29. Estableciéndose una  diferencia salarial de un 34%.

Es una realidad que cada vez más mujeres se integran al mundo laboral, pero es cierto también que en su gran mayoría se encuentran dentro de los trabajadores con menos recursos, el 55% de las mujeres trabajan en sectores informales contra el 46 de los varones, éstas constituyen el 60% de las víctimas de violencia dentro del ámbito laboral ya sea sexual, física o psicológica.

La discriminación a la hora de conseguir un trabajo afecta directamente  a la mujer  y en el caso de conseguirlo la misma situación discriminadora continua a lo largo de su vida laboral; la diferencia persiste en desmedro de la mujer respecto a la informalidad, desocupación mayor que los varones, menor cantidad de beneficiarias del seguro de desempleo y sin obra social.

Podríamos seguir nombrando  innumerables situaciones que hoy en día siguen vulnerando los derechos de las mujeres por el sólo hecho de serlo, no sólo en el ámbito laboral, sino político, como por ejemplo la ley de cupo femenino que garantiza la presencia de las mujeres en las listas de legisladores asegurando un 30 % del género femenino en vez de asegurar una integración igualitaria. Gerentes de bancos, empresas, los puestos de poder  en general siguen siendo ocupados en su mayoría por hombres.

Las mujeres avanzamos ,es verdad, pero todavía nos falta mucho camino por recorrer y derechos por conquistar, sabemos que hoy en día las mujeres decidimos seguir estudiando más que los hombres, que trabajamos a la par de éste y muchas continúan con el peso de las tareas familiares impuestos por mandatos culturales; que somos expuestas permanentemente al lente discriminador de la sociedad en su conjunto queriendo mantenernos en ese lugar heredado ancestralmente y  que nos somete a la voluntad ajena del sexo opuesto, determinando nuestro rol social, familiar e histórico.

El 8 de marzo es mucho más que un festejo a la luz de las velas, un ramo de rosas tal vez o salidas con amigas y copas al amanecer, el 8 DE MARZO es pensar, compañeras, como nos vamos a organizar para darle lucha a los cotidiano hechos que vulneran nuestros derechos, es pensarnos a nosotras mismas y actuar colectivamente de manera que redunde en beneficio de todas la mujeres.

Una compañera que luchó y pensó en la mujer a futuro, Eva Duarte, decía: “Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad»… …»Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar»… …»Ha llegado la hora de la mujer argentina, íntegramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima»… …»Ha llegado, en síntesis, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia con el verdadero mundo dinámico de la vida moderna»…

Esta lucha, compañera, es la que hoy 8 de marzo se reivindica y reivindicamos cada día:” la mujer en lucha por el cumplimiento efectivo de sus derecho”.

Natalia Paya, integrante de AGRUPACIÓN INCLUIRTE

Please follow and like us:
Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *