Febrero llega con otra suba de la tarifa eléctrica

Es consecuencia del aumento del precio mayorista. En Mendoza alcanzará esta vez un mínimo de 37%, al que se sumará en marzo un ajuste local del 3,5%. También costarán más los celulares y las prepagas.

El Gobierno nacional confirmó que con las facturas de energía eléctrica desde febrero los usuarios residenciales pagarán 37% más, como mínimo y en dos partes, producto de la suba del precio mayorista o Costo de Abastecimiento (CA) sin contar otro ajuste previsto para cerrar el año.

En Mendoza la suba se sentirá un poco más: es que quedan 2 ajustes consecutivos (3,5% en marzo y junio respectivamente), antes de que el Ejecutivo mendocino apruebe un reconocimiento de inflación sobre la tarifa que, para las distribuidoras, debe ser del  30%.

Ese porcentaje es el que las 13 distribuidoras eléctricas de la Provincia han reclamado desde fines de 2016 en concepto de “reconocimiento de mayores costos” semestral. Resulta parte de lo comprometido por el decreto firmado por el ex gobernador Francisco Pérez, que ató al Tesoro provincial a dar actualizaciones semestrales.

Hasta entonces, empezarán a computarse los nuevos valores en concepto de CA, con una gran dispersión por regiones. Mientras en Buenos Aires, puede superar el 150%   en otras zonas como Mendoza arranca en 37% teniendo en cuenta que sigue el criterio del ahorro, por el cual si un usuario consume 20% menos interanual su factura no subirá.

El precio mayorista estacional de la energía es la que Cammesa (administradora del sistema) le paga a las generadoras y, a la vez, le cobra a las distribuidoras más un subsidio.

Representa 27% del total a pagar en las facturas por los usuarios y acumula un movimiento constante: desde 2016, el valor trepó de $ 60 a $ 320 por megavatio/hora producto de la quita del subsidio y con el incremento confirmado ayer  pasará a $ 400 y a $ 640 desde marzo.

En Mendoza, en parte, la incidencia es menor también por la tarifa de transporte. Distrocuyo, con $ 50/kw, tiene uno de los valores más bajos del país.

Ayer, desde la Secretaría de Energía de la Nación anticiparon a Los Andes que la incidencia final del precio mayorista para usuarios mendocinos “debe calcularla el ente regulador y las distribuidoras” pero el EPRE y la Secretaría de Servicios Públicos evitaron hablar del impacto en números, como también de próximas alzas en Mendoza.

“Sin conocer la resolución es imposible calcular nada”, señalaron Ente Regulador sobre el incremento que implica otro recorte más a la masa de subsidios. En cuanto a consumos de hasta 300kw/bimestre equivale a bajar del 70% de la tarifa subvencionada a 53% este año y al 37% en el 2018.

El nuevo esquema conserva el criterio de la tarifa social, tanto para hogares con 2 salarios mínimos ($16.120), como para jubilados y electrodependientes.

 

VAD: la suba y sus costos

Aranguren confirmó que a los nuevos valores de la tarifa mayorista “habrá que sumar los aumentos que se decidan en cada provincia”. En Mendoza faltan 2 “retoques” trimestrales del VAD según el decreto de 2015: uno del 9% en marzo (3,5% en facturas) y otro tanto en junio.

El Gobierno local ya encaró una “proceso de readecuación del VAD”, según reconoció el secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli, a cambio de exigir más inversiones. En línea, el secretario de Energía, Alejandro Sruoga, ayer anticipó más control a los cortes de servicio. El VAD es el ítem más “pesado” en las boletas (representa 47%).

Las distribuidoras, que solicitaron 30% de tarifa insisten en que está contemplado un mecanismo semestral. Es decir, debería esperarse otro a mediados de año.

Según Julio Gallego, gerente general de la Cooperativa Eléctrica Godoy Cruz, “el ajuste debiera haberse aplicado el 1 de enero para volver a discutir en junio. Así, los usuarios volverán a correr riesgo de quedarse sin luz por falta de mantenimiento”.

Una inflación del 40% que el año pasado impactó en sus costos es la principal variable, con la certeza que -según Gallego- les dio Marinelli de que “el decreto está a la firma del gobernador”. Ayer, el funcionario optó por hacer silencio al respecto.

También es una certeza para el sindicato Luz y Fuerza, que inició la paritaria con un 10% a cuenta pero lejos de aceptar el techo oficial.  “No estamos de acuerdo con un tope de 17%, más cuando en Buenos Aires  se cerró un acuerdo con cláusula por inflación”, dijo Alberto Rodríguez, secretario general del gremio.

 

También aumentan  prepagas y  celulares

Sin dudas, febrero será un mes cargado en materia inflacionaria y negativo para la expectativa oficial de llegar al 17% anual. Es que a los incrementos en las facturas por consumos de electricidad y el transporte (ver página 11) se suman otros servicios como la medicina prepaga y algunos planes de telefonía celular

Las empresas prestadoras de servicios médicos ya empezaron a notificar a sus clientes que las tarifas se actualizarán en el orden del 6%.

En el caso de las principales operadoras de telefonía, Movistar arranca el año con un 12% para una parte de sus planes (prepagos), un porcentaje similar al que aplica Personal. Por su parte, Claro prevé un 11% desde marzo.

La última vez que se encareció el servicio fue entre octubre y noviembre pasados, con un 16% promedio.

Otro aumento que se sumará en febrero es el de la cuota de colegios privados que ya advirtieron del aumento a fines de 2016.

Please follow and like us:
Follow by Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *