El desafío de ocuparnos de lo urgente, sin perder de vista lo importante

La pandemia copó la agenda de gobierno y sin dudas es el centro de la gestión y el vértice de toda la discusión política. Suárez ha recorrido todo este tiempo con el mérito de dar algo de previsibilidad y ordenando medianamente las expectativas, marcando una clara diferencia con el gobierno nacional.
Esto nos hace tener una valoración positiva del discurso del primero de mayo ya que sintetiza los conceptos de gestionar la pandemia sin dar grandes volantazos y saliendo de las falsas dicotomías de economía vs. salud, o educación vs. salud y llevando, en la medida de lo posible ambas al mismo tiempo.

Valoramos si, la fortaleza para soportar las presiones en la discusión por la presencialidad en las escuelas y claramente vemos que los sindicatos y gran parte de la oposición, una vez más, no están a la altura de las circunstancias.

El discurso mostró las dificultades de gobernar cuando cada uno tira para su lado y el bien común solo se pregona y no se practica.
Cómo aporte creemos que si debiéramos transformar en política de Estado el aumento de los testeos, las tácticas de aislamiento preventivo focalizado y un plan de vacunación transparente, ágil y masivo.

Del discurso pareciera que la reforma de la constitución, es el único tema que sale de la coyuntura, aunque aun así cae en las generales de la ley, de que la oposición debe, inexorablemente, chicanear todo y cerrar toda posibilidad de discusión razonable.

Fuera de este tema, poco se escuchó de grandes desafíos y de planes para salir de la crisis de la pandemia y de la post pandemia, más allá de algunos anuncios puntuales en materia de subsidios a distintas actividades y sectores.

Aquí vemos las cuentas pendientes: en el fortalecimiento de la seguridad jurídica para alentar las inversiones, en el achicamiento del gasto público ineficiente y del gasto político, en la baja contundente y eliminación de impuestos distorsivos, en la necesaria desburocratización y tecnologización plena del estado, en una reforma educativa que nos prepare para el mundo y en un plan de corrupción cero.

En síntesis, valoramos lo realizado e instamos y apoyamos al gobierno a seguir gestionando razonablemente lo urgente sin perder de vista lo importante que necesita Mendoza para consolidarse como una provincia, moderna, ordenada y previsible.

Sergio Miranda
Presidente Recrear Mendoza
Rodolfo Vargas Arizu
Coordinador del Consejo Asesor de Recrear Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *